La historia del sistema electoral del Vaticano

Les comparto la primera nota de mi blog en Animal Político, Covarianzas.

La aritmética del sistema electoral del Vaticano (6 de marzo 2013)

Tras la sorpresiva renuncia del papa Benedicto XVI, en los próximos días iniciará el cónclave para elegir al nuevo papa. Como no soy experto en asuntos eclesiales, no dedicaré este blog a analizar las probabilidades o consecuencias de que llegue uno u otro aspirante. Más bien, quiero aprovechar la coyuntura papal para discutir el sistema electoral del Vaticano.

¿Cuál es la mejor forma de elegir a un papa o a un jefe de Estado? La toma de decisiones colectivas –entre las cuales las reglas electorales son un caso prominente– es una de las áreas de investigación más sólidas de la ciencia política y permite ofrecer una respuesta tentativa: la verdad, no lo sabemos. Veamos por qué.

Si pensamos en el papa como el líder de la población católica en el mundo, una primera intuición sugeriría un papa representativo de las regiones con mayor población católica. Hoy día se estima que casi la mitad de los católicos viven en América Latina o Norteamérica, mientras que la proporción de católicos europeos es de menos de una cuarta parte. Y aunque San Pedro era de Galilea, de unos siglos a la fecha, prácticamente todos los papas han sido italianos o europeos. ¿Por qué?

conclave-456x336

Pueden leer la nota completa aquí

Lecturas relacionadas:

Advertisements