Ocupar al IFE desde abajo

¿El proceso electoral será más frágil si el IFE tiene 6 consejeros en vez de 9? Quizá, pero es un hecho que la elección sí puede realizarse: en gran medida la elección la hacen millones de ciudadanos y miles de funcionarios, no los consejeros generales. ¿Y si el IFE continúa bajo el asedio de los partidos políticos y la industria mediática? Eso seguro que sí afectará el proceso electoral. ¿Qué se puede hacer al respecto? Entre otras cosas, que la sociedad ocupe al IFE desde abajo. Si no lo hace, ya sabemos quién sí lo intentará: los partidos políticos, los insiders o sus amigos.

El 25 de octubre los Consejos Locales del IFE de cada entidad anunciaron la convocatoria para Consejeros Electorales Distritales. Se buscan 3600 ciudadanos preocupados y participativos (6 titulares y 6 suplentes en cada uno de 300 distritos para un total de 1800 titulares y 1800 suplentes). Ojalá te postules o convenzas a alguien de que lo haga porque, aunque quiera, “la sociedad” no tiene forma de postularse–pero los ciudadanos sí: hay que ocupar al IFE.

Vamos por partes.

Al IFE le toca el doble papel de organizar y fungir como árbitro electoral. A mi modo de ver, lo mejor de nuestro sistema electoral tiene que ver con la organización de los comicios. Quizá para muchos hoy resulten cosas obvias, pero hace tan sólo 20 años éstas eran exigencias fundamentales de las que carecíamos y que no podemos pasar por alto:

  • Tenemos un padrón electoral confiable de fácil acceso para la gran mayoría de la población.
  • Los votos son recibidos y contados por ciudadanos invitados al azar a participar como funcionarios de casilla.
  • La información de la jornada electoral se transmite en tiempo real en el PREP y el cómputo distrital está listo en menos de una semana.
  • Todas las etapas del proceso son impugnables ante un Tribunal especializado.

Por otro lado, hay otras funciones donde el IFE enfrenta grandes retos:

  • Administración de las prerrogativas a partidos políticos
  • Fiscalización de ingresos y gastos de los partidos y durante las campañas (siempre será difícil detectar fuentes y usos ilegales de recursos)
  • Administración de los tiempos de radio y televisión (siempre será difícil confrontar a la industria mediática: hoy por hoy, ni el Congreso ni el presidente se atreven)
  • Resolución de quejas y denuncias (siempre será difícil resolver controversias entre un partido y otro, o decidir si un mensaje fue denigrante o no, etc.)

En su momento diré más de cada uno de estos aspectos. Por el momento me concentraré en el gran esfuerzo de participación y acción colectiva que implica la organización de un proceso electoral en México.

  • En la elección de 2012 tendremos un padrón de más de 80 millones de ciudadanos. A la fecha, la lista nominal es de alrededor 76.8 millones de votantes.
  • A la fecha hay más de 5.6 millones de ciudadanos con credencial de elector ’03 vencida: si no la renuevan no podrán votar. Hay que avisarles cuanto antes.
  • Se instalarán 147,905 casillas electorales, dotadas de 251.6 millones de boletas que serán contadas al inicio y al final de la jornada.
  • Habrá 591,620 funcionarios de casilla: cada casilla requiere 4 funcionarios y podrá tener hasta 14 representantes de partidos
  • Que los votos sean contados por ciudadanos invitados al azar es una pieza clave del proceso. Pocos países lo hacen: es caro, complicado y susceptible a muchas fuentes de error. Con todo, es una buena forma de garantizar la imparcialidad del escrutinio. Sin embargo, los funcionarios de casilla no aparecen solos. Hay que insacularlos, invitarlos y capacitarlos. Y ellos tienen que aceptar la invitación, aprobar la capacitación y llegar el día de la jornada electoral: hace falta participación, participación y más participación.
  • Para capacitarlos, las juntas distritales del IFE reclutarán a 29,902 capacitadores y, para monitorear su esfuerzo, a 4932 supervisores electorales.
  • Para supervisar el proceso electoral en cada distrtito habrá 2100 consejeros distritales e igual número de suplentes: 7 por cada distrito, el consejero presidente es el vocal ejecutivo de la junta distrital, los otros 6 consejeros serán seleccionados, previa convocatoria, por los consejos locales.
  • Para supervisar el proceso en cada entidad habrá 224 consejeros electorales locales y otro tanto de suplentes: 7 por cada entidad, el consejero presidente es el vocal ejecutivo de la junta local, los otros 6 fueron seleccionados por el Consejo General del IFE previa convocatoria.
  • Y sí, cuando los diputados decidan cumplir con el mandato constitucional, habrá 9 consejeros generales. Pero si no lo hace, la elección se llevará a cabo con 6 consejeros generales y 80 millones de votantes y casi 600 mil funcionarios de casilla: sí se puede pero por favor lee más abajo.

A menudo se dice que los problemas de acción colectiva son la tragedia clásica de la política. Una comunidad puede tener derecho universal al voto, y sin embargo no todos deciden votar, lo cual acaba afectando el resultado electoral y la calidad de los gobernantes o representantes que tenemos: la apatía de quienes no participan acaba afectando a todos. Pues bien, la organización de las elecciones en México enfrenta diferentes dilemas de acción colectiva:

  • Muchos ciudadanos decidirán no votar.
  • Muchos insaculados decidirán no aceptar ser funcionarios de casilla.
  • Muchos ciudadanos que dicen preocuparse mucho por la democracia no tienen mayor interés en participar como capacitadores, supervisores o consejeros distritales.
  • Muchos ciudadanos interesados en ser funcionarios electorales no serán insaculados o no se enterarán de las convocatorias para ser capacitadores o consejeros distritales.

Resulta natural pensar que los partidos políticos buscarán filtrar a sus cuadros en todos los niveles de la organización electoral. Esa es la razón por la cual los partidos con representación en el Congreso no han logrado nombrar a 3 consejeros generales. Aclaro que conozco a varios de estos aspirantes y me gustaría que llegaran al Consejo General a ojos cerrados. Pero los partidos opinan otra cosa: no confían en quien el otro sí confía, como tampoco logran ponerse de acuerdo en la conveniencia de un árbitro imparcial a secas. Por fortuna, las casillas sí serán imparciales. Por fortuna, los partidos difícilmente serán capaces de manipular 300 consejos distritales y 32 locales… pero no dudes que lo intentarán.

Mi punto es el siguiente: ¿Se puede realizar la elección federal con 6 consejeros? Sí. ¿Será más complicado? Sí, pero no tanto, después de todo la elección la realizan los miles de ciudadanos mencionados antes, más otros miles de miembros del servicio profesional electoral: para ellos ésta será la 8ª elección federal, pan comido pues. ¿Qué tan imparcial será el proceso? Depende de si los ciudadanos participan en las urnas pero también en las diversas convocatorias del IFE. Por eso hay que ocupar al IFE.

Temas relacionados:

Advertisements

8 thoughts on “Ocupar al IFE desde abajo

  1. Pingback: Consejo Local IFE | Javier Aparicio dot net

  2. Pingback: Twitted by nockni

  3. Pingback: ¿Qué son los Consejos Distritales del IFE? | Javier Aparicio dot net

  4. Pingback: Convocatoria para Consejeros Distritales IFE-DF | Javier Aparicio dot net

  5. Pingback: Convocatoria para Consejeros Distritales IFE-Edomex | Javier Aparicio dot net

  6. Pingback: Designación de consejeros distritales del IFE en el DF | Javier Aparicio dot net

  7. Además de la apatía habrá que añadir el descredito del IFE y de los partidos políticos ante la sociedad civil. Los próximos comicios resultan de suma complejidad por todo lo que señalaste y por las condiciones que imperan en el país, crimen organizado, sociedad incredula de que las elecciones realmente reflejen lo que los ciudadanos desean (basta con escuchar a muchos que afirman sin ser simpatizantes, que tal precandidato ganará las elecciones), y pues realmente un IFE disminuido en su ala ciudadano cuyo interés sea el país.

  8. With so many steam mops on the market these days, it is hard to know which one to chosoe. And then many manufacturers offer you more than one choice. Haan is one of those companies. After releasing their popular steam mop, the FS20 model, they released the Haan Slim and Light. So is the Haan Slim and Light worth owning? Lets find out. The Haan Slim and Light has a sleek and lightweight design. It probably got it’s name from it’s slim (low profile) mop head. This design is wonderful because a low profile mop head enables you to easily get under your kitchen and bathroom cabinets when mopping and also makes it easier to mop under furniture. The Haan Slim and Light does lack a swivel mop head, a feature many other mops has, but I don’t feel that this is a major issue since it’s slim and lightweight design make it easy to maneuver and get into hard to reach places. The Haan Slim and Light is loaded with lots of great features. Among them, it’s removable water tank. Should you need to refill during mopping, a removable water tank makes the process so much easier. The size of the water tank is just over 13 ounces. This is about average for a water tank on a steam mop. It should give you enough steam to do a couple of rooms before you have to refill. Anyone who has used a Shark Steam Mop will appreciate the fact that you don’t have to push a trigger on the Haan Slim and Light to get steam to come out. It comes out constantly on it’s own while the mop is plugged in. This is a nice feature since constantly having to push a trigger can be tiresome. Probably the most exciting feature about the Haan Slim and Light is the carpet glide attachment that comes with it. With this handy attachment, you can sanitize rugs, carpets, mattresses, and more. This is a really wonderful asset since at 212 degrees, the Haan Slim and Light gets hot enough to kill dust mites, bacteria, and other germs. The mop pads of the Haan Slim and Light are also nicely design. They easily velcro on and come off just as easily when you are ready to throw them in the washing machine. The mop comes with 2 mop pads which is enough to get you started but if you have a lot of floors to mop, you might want to invest in a few extra mop pads so you can change them frequently enough during mopping. You will get better results if you change your mop pad often. This is true with any steam mop. All in all, the Haan Slim and Light is a great steam mop. It is well built and has some wonderful features. It has received lots of wonderful customer reviews and Haan is a company that really stands behind it’s products. Should you encounter a problem with your steam mop, you should have no trouble getting assistance to resolve the issue. The Haan Slim and Light has a slightly higher price tag than some other popular steam mops including the Eureka Enviro Steamer and Bissell Steam Mop but I think that it’s features and performance certainly make up for that fact.

Comments are closed.